De la mandioca a la patata vs cerales

De la mandioca a la patata vs cerales

La patata fue uno de los primeros cultivos americanos que los españoles introdujeron en Europa

Cuando Cristóbal Colón desembarcó en la isla de Guanahaní –que bautizó como San Salvador– se encontró con los taíno, un pueblo pacífico pero, como describió el navegante en el diario de abordo de su primer viaje, “muy pobre”, pues andaban “todos desnudos como su madre los parió”. La expedición se dio cuenta enseguida de que no habían visto un arma en su vida –“porque les mostré espadas y las tomaban por el filo y se cortaban con ignorancia”–, pero no reparó en que, a efectos prácticos, los taínos disfrutaban de una organización social bastante próspera, basada, sobre todo, en el cultivo de la mandioca.

Este tubérculo, similar a la patata, conocido como yuca en muchas partes del mundo, es fácil de plantar, no necesita mucha agua y tiene una muy alta densidad nutricional: 20 personas trabajando seis horas al día durante un mes pueden plantar suficiente mandioca para alimentar a un pueblo de 300 personas durante dos años. Los españoles, aunque creían que los nativos americanos eran seres primitivos –y, por tanto, menos capaces–, enseguida se dieron cuenta de que su comida no estaba nada pero que nada mal.

Informaciones relacionadas  Ampliación de esta “new” en el portal Poscosecha.com     /    Una historia de Argenpapa.com

Sobre el autor

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies