Estado del conocimiento para mantener la calidad de las frambuesas en poscosecha

Estado del conocimiento para mantener la calidad de las frambuesas en poscosecha

Por Nicole Giuggioli y Cristiana Peano. Departamento de Agrícola, Forestal y Ciencias de los Alimentos. Universidad de Turín

La percepción del consumidor sobre la calidad y la frescura de las frutas perecederas, como las frambuesas, puede ser fuertemente influenciada por la tecnología de poscosecha. Hoy en día los canales minoristas afectan principalmente a la competitividad de los productores en el escenario de mercado moderno, por lo que la calidad de las frutas refleja la calidad y la eficiencia del sistema de almacenamiento y logística durante toda la cadena de suministro.

Está claro que la innovación en la gestión de la disponibilidad y de la frescura del producto es una de las cuestiones clave del futuro de este sector, no sólo para el sistema de comercialización y distribución, sino también para la economía.

En la cadena de suministro poscosecha de frambuesa, en cada uno de los pasos puede incorporarse innovaciones importantes para la gestión de la calidad de estas perecederas bayas.
De acuerdo con el escenario social y económico actual, el eje de la innovación y el punto clave para mejorar el rendimiento de todas las técnicas de conservación es el requisito de sostenibilidad, para satisfacer la demanda de competitividad de la cadena de suministro.

La mejora del manejo poscosecha de las bayas y en particular de las frambuesas puede realizarse a través de la elección de prácticas verdes para mejorar la eficiencia energética y reducir el desperdicio de alimentos durante el almacenamiento en el almacén de confección, durante el transporte y también en el punto de venta minorista.

Durante el almacenamiento, normalmente las frambuesas no se lavan, por lo que, más que otras especies, que requieren herramientas de higienización eficaces en la gestión de la cadena de suministro.

La exposición de la fruta en la cámara frigorífica a técnicas la ionización (Fruit Control Equipments, Italia) y ozonización (Biofresh, Northumberland) podrían mantener los nutrientes y los principales rasgos cualitativos en comparación con las bayas no tratados.

La ionización, por ejemplo, no altera el color de las frambuesas cuyo cambio es principalmente debido al tiempo de almacenamiento. La ozonización, por su parte, podría mejorar la comerciabilidad de los frutos cuando se mantienen a las mayores temperaturas de la cadena de suministro durante la etapa de vida de anaquel (Giuggioli et al., 2015).

La eficiencia de la técnica adoptada se ve afectada por diferentes factores tales como el producto (cultivar, madurez y calidad en la cosecha), las condiciones del almacenamiento (temperatura y gases en el ambiente) y la forma de aplicación de la tecnología (cantidad de iones y / o de O3 utilizada, aplicación intermitente o constante).

El uso de procedimientos estándares para asegurar la sanidad del producto podría representar una buena solución para asegurar la seguridad del producto y un alto nivel cualitativo al final del almacenamiento.

El reciclaje y la reducción de los materiales de envasado, la eliminación de residuos y el uso de bioenvases, hechos en base a biopolímeros a partir de una materia prima renovable, podrían ser una alternativa prometedora en el sector del envasado de las bayas.

La sustitución del material de embalaje más comúnmente utilizado para las bayas como el tereftalato de polietileno (PET) por las cestas PLA® y películas Mater-Bi® podría ser entonces una interesante alternativa a los materiales plásticos derivados de combustibles fósiles para reducir los impactos ambientales (Girgenti et al., 2013, Briano et al., 2015).

Estudios preliminares han mostrado el buen éxito de estos nuevos “materiales verdes” para envases flexibles para almacenar frutas, pero sus características hidrofílicas, diferentes respecto a los materiales tradicionales, representan un punto crítico, especialmente cuando la temperatura del almacenamiento cambia y se sitúa por fuera del rango de frío adecuado para las bayas.

Para conocer los diferentes componentes de los impactos asociados a la producción de bayas y de la estrategia respetuosa del medio ambiente que se adopte sobre la cadena de suministro, es conveniente realizar un LCA, Life Cycle Assesment, análisis del ciclo de vida. Esto permitiría justificar cada uno de los pasos de la producción de pequeños frutos.

El desarrollo de una marca podría ser, en la práctica, un buen método para comunicar mejor a los canales de distribución (supermercados) y a los consumidores finales las características y el valor añadido de frutas producidas de acuerdo con un enfoque sostenible.


Referencias

  • Briano R., Giuggioli N. R., Girgenti V., Peano C. (2015). Biodegradable and Compostable Film and Modified Atmosphere Packaging in Postharvest Supply Chain of Raspberry Fruits (cv. Grandeur®). Journal of Food Processing and Preser- vation 39: 2061-2073.
  • Giuggioli N.R., Briano R., Girgenti V., Peano C. Quality Effect of Ozone Treatment for the Red Raspberries Storage. Frutic Italy 2015 – 9th Fruit, Nut and Vegetable Production Engineering Symposium, May 19-22,2015. Rho Milan. Che- mical Engineering Transactions 44:25-30.
  • Girgenti V., Peano C., Bounous M., Baudino, C. (2013). A life cycle as- sessment of non-renewable energy use and greenhouse gas emission associated with blueberry and raspberry production in northern Italy. Sci. Total Environ., 458–460, 415–418.

Contacto
Nicole Giuggioli, PhD
nicole.giuggioli@unito.it
Department of Agricultural, Forest & Food Sciences
Univerity of Turin

Sobre el autor

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies