Desperdicio alimentario, una visión global

Desperdicio alimentario, una visión global
La imagen principal es de The psychology of food waste, de Restaurant Food Waste
 

INFORME

Hay 795 millones de personas que pasan hambre mientras cada año se producen 4.000 millones de toneladas de alimentos para 7.400 millones de personas. Una parte de estas casi 2.000 de toneladas se pierden en la cadena de suministro agroalimentario y otra es comida que se tira, explica el artículo  Global Food: Waste Not, Want Not.

“La cantidad de comida que desperdiciamos cada año equivale a 9 mil millones de peces, 1 billón de bolsas de patatas, 75 millones de vacas, 574 mil millones de huevos, 763 mil millones de cajas de pasta, 3,7 billones de manzanas y suficiente aceite de oliva para llenar 11.000 piscinas de tamaño olímpico. El mundo necesita producir en los próximos 40 años el equivalente de todos los alimentos producidos en los últimos 10.000 años “, dicen en una publicación especial de AgroPress of Switzerland editada con el apoyo de TOMRA Sorting Solutions Food, y disponible AQUÍ en un enlace de la Biblioteca de Horticultura.

En el Ministerio de Agricultura de los españoles han auspiciado estrategias para facilitar ideas de “más alimento, menos desperdicio”. “Consideramos que las políticas deben ir dirigidas hacia la concienciación, la educación y la corresponsabilidad de todos los actores de la cadena de suministro respetando la libertad del productor y del consumidor para ofrecer y elegir los productos que más se ajusten a sus necesidades”, dicen en la administración pública.

El 16 de octubre es el Día Mundial de la Alimentación y los últimos años participa del compromiso expresado en el segundo Objetivo de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas: alcanzar el hambre cero en el año 2030

Aecoc, una asociación de referencia en España de Empresas de Fabricantes y Distribuidores desde 2012, desarrolla la campaña “la alimentación no tiene desperdicio”, en la que participan 320 empresas para dar impulso de buenas prácticas en todos los eslabones de la cadena de valor, para la sensibilización para reducir, cada vez más, el porcentaje de alimentos que, por distintas razones, resulta desechado. Save Food es otra iniciativa de cooperación impulsada por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, la FAO y la Feria de Düsseldorf-.

Es hora de acabar con el desperdicio de alimentos, es el título de una publicación especial de AgroPress of Switzerland con el apoyo de TOMRA Sorting Solutions Food, informan desde el portal poscosecha.com. En este documento publicado con la intención de contribuir a acabar con el desperdicio de alimentos se explora en los orígenes, las razones y algunas soluciones interesantes para este problema de alcance mundial.

Es hora de acabar con el desperdicio de alimentos

El desperdicio de alimentos es un problema de miles de millones de dólares. Como líder mundial en tecnología de clasificación y pelado de alimentos, TOMRA trata de llamar la atención sobre el desperdicio de alimentos, abordar el problema y ofrecer soluciones para mejorar la cadena de suministro.

Uno de los temas más interesantes de la publicación es un artículo de Nina Waldhauer de la Universidad de Wageningen, con una mirada cercana a la psicología del desperdicio de alimentos. Waldhauer explica cómo “(…) el negocio del sector alimentario puede crear oportunidades para reducir el desperdicio de alimentos relacionados con el consumo. Se puede hacer de manera que reconozca los conflictos de objetivos del consumidor sobre los alimentos o la falta de capacidades de gestión de alimentos. Y además de eso, las acciones también pueden aumentar la conciencia del consumidor sobre las consecuencias negativas del desperdicio de alimentos (…) “.

La mayor parte de las pérdidas de alimentos en un gran número de países se deben a la falta de instalaciones adecuadas de almacenamiento, sistemas de transporte y un conocimiento insuficiente de los tratamientos poscosecha. Por otro lado en el grupo de naciones que conforman el llamado G-20 el desperdicio de comida se produce en las tiendas y en las neveras de la hostelería y los hogares.

Los empresarios de KDG apuntan a lo más alto, ellos son una startup con sede en los Estados Unidos y planean reducir el desperdicio de alimentos en miles de toneladas cada día, y ganar dinero en el proceso. Su solución es un ‘Ferrari de compostadores‘, y, se trata de un gran ejemplo de cómo el desperdicio de alimentos no es solo un problema ambiental, sino también un negocio prometedor.

El artículo “es hora de acabar con el desperdicio de alimentos” ilustra cómo India podría convertirse en el líder mundial en el mercado platanero, simplemente aplicando tecnología poscosecha como un mejor enfriamiento. Otro paso en la producción agrícola es la clasificación, mejorando ésta los productos frescos y con las tecnologías disponibles, la industria alimentaria podría mejorar significativamente su huella: “(…) En la hortofruticultura al aumentar los rendimientos en solo 1% con una mejor tecnología de clasificación, es posible aumentar la cantidad final de este tipo de productos, tan solo en los Estados Unidos en 11 millones de toneladas (…) “.

Parece obvio llamar al desperdicio de alimentos como ‘el problema más estúpido del mundo’, dicen en la publicación del editor suizo, se trata de un problema ‘moderno’. Hace unos 70 años la idea de tirar la comida parecía obscena, ahora estamos fascinados por la abundancia. En tiempos aún recientes, la mayor parte de la producción agrícola era aún local, se perdía mucha menos comida entre el productor y el consumidor. Desvelar que los desperdicios de alimentos ofrecen un gran potencial para hacer que la cadena de suministro agroalimentaria sea más sostenible y más rentable, es uno de los retos de la economía circular, es una forma de saber cómo ganarán el futuro los modernos agricultores.

El artículo ‘es hora de acabar con el desperdicio de alimentos’ también presenta algunas de las ideas y enfoques comerciales emocionantes y creativos; el Fresh Box de Kenia, de un joven inventor keniata, una solución de anaquel simple llamada Wakati, el galardonado fabricante de patatas fritas Spare Fruit, el chef de desperdicios de comida Massimo Bottura y muchos más. explica Jessica Aschemann Witzel autora de Consumer-Related Food Waste: Causes and Potential for Action. Por otra parte, comer bien, ahorrar dinero y salvar el planeta es el mensaje de la app The Good To Go para comprar comida en U.K por tan solo 2 libras,

Charles Wilson del The World Food Preservation Center® de Virginia explica en un simposio post curso de Poscosecha de la Universidad de Cartagena que estamos invirtiendo el 95% de los recursos agrícolas en la producción y sólo el 5% en la conservación de alimentos.

Esta falta de énfasis en las tecnologías de poscosecha es un problema mayor en los países en desarrollo, donde la mitad de un cultivo hortofrutícola cosechado se puede perder antes de llegar a las tiendas, hostelería o a los hogares de los ciudadanos.

Desde puntos de vista éticos, económicos y tecnológicos, necesitamos un cambio importante en nuestro paradigma agrícola para encontrar una distribución más equilibrada de los recursos entre la producción y conservación de alimentos, dice Wilson.

En un movimiento para cambiar el énfasis en la agricultura más lejos de la producción para la conservación de alimentos, seis de las principales universidades de investigación en los Estados Unidos, China, el Reino Unido, África, Australia y América del Sur se han asociado para formar el Centro de Conservación de Alimentos Mundial. Estos centros universitarios se han comprometido a educar a los estudiantes y científicos en las últimas tecnologías apropiadas para la conservación poscosecha de los alimentos en sus países.

En la mayor parte de los países las pérdidas se deben a la falta de instalaciones adecuadas de almacenamiento, sistemas de transporte y un conocimiento insuficiente de los tratamientos poscosecha. El establecimiento de tal Centro radicalmente distintivo no sólo proporcionan un conocimiento ‘Global Pool‘ sino también una plataforma para los científicos del mundo para interactuar y compartir conocimientos especializados.

El profesor Francisco Artés Calero, profesor de la Universidad de Cartagena, Murcia, España, en una charla sobre la “mejora de la cadena de suministro y beneficios para el consumidor: aspectos éticos y tecnológicos” asevera que hoy en día, más que nunca, la tecnología sostenible basado en principios justos y responsables es el mayor y más desafiante problema en todas las regiones del mundo.

La seguridad alimentaria es una preocupación importante en muchas partes del mundo. la producción de alimentos nutritivos y seguros y reducir las pérdidas mientras se mantiene la calidad del producto y la seguridad apropiada, peticiones respetuosas del medio ambiente, y los aspectos económicos son nuestra principal preocupación, dice el profesor Calero

Para lograr esto, cada año la Universidad de Cartagena programa un curso internacional de tecnología poscosecha y procesado mínimo con profesores multidisciplinatres de reconocido prestigio para analizar, compartir y discutir lo largo de una semana comunicaciones sobre nuevos desarrollos y avances científicos en busca de un sistema global de eficiencia en la hortofruticultura.

Food Loss y el Food Waste
Food Loss. Las pérdidas de alimentos es “disminución en la cantidad o calidad de los alimentos” reflejada en el valor nutricional, el valor económico o la seguridad alimentaria de todos los alimentos producidos para consumo humano pero no consumidos por humanos (FAO, 2014). La medición de la pérdida de alimentos es un componente clave de cualquier intervención de reducción.
Cada año, un tercio de todos los alimentos producidos para consumo humano se pierde en todo el mundo. La pérdida de alimentos se refiere a todos los alimentos producidos para consumo humano pero no consumidos por humanos. La pérdida de alimentos se define como “la disminución en la cantidad o calidad de los alimentos” (FAO, 2014). La comida se pierde en todas las cadenas de suministro; desde la producción primaria hasta el nivel final de consumo familiar.

Se producen pérdidas significativas en las regiones industrializadas, así como en los países de bajos ingresos donde los alimentos se pierden durante las etapas iniciales y medias de la cadena de suministro de alimentos con niveles más bajos de residuos (menor desperdicio en los hogares) a nivel del consumidor.

Plataforma para la medición y reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos

El Food waste. El desperdicio de comida se refiere al descarte o al uso alternativo (no alimentario) de alimentos inocuos y nutritivos para el consumo humano a lo largo de las cadenas de suministro de alimentos (FAO, 2014), desde la producción primaria hasta el consumidor final

Las estimaciones de la FAO indican que el desperdicio de alimentos per cápita a nivel de consumidor en Europa y América del Norte es de 95-115 kg / año, mientras que en el África subsahariana y el sur / sudeste de Asia es de 6-11 kg / año. (FAO, 2011)

Informaciones relacionadas  México desperdicia 10.5 millones de toneladas de alimentos por año, según agronoticias   /   El desperdicio de alimentos es un problema ético, en HorticulturaBlog

En la comida estamos fascinados por la abundancia

 

Sobre el autor

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies